Saneamiento en la adaptación al cambio climático

By | Ejes estratégicos | 0 comentarios

El cambio climático es una realidad de la cual nuestro continente no puede escapar. Los esfuerzos realizados por gobiernos y organismos especializados parecen insuficientes para evitar una elevación de la temperatura. La cual supera en más de 2 grados la existente en la era preindustrial, fenómeno catastrófico para nuestro planeta.

Algunos compromisos nacionales representan avances importantes. Como la reducción de emisiones, producción de energía renovable y eliminación progresiva de los hidrocarburos en los medios de transporte. No obstante la ganadería extensiva y el agro siguen aportando la mayor cantidad de emisiones atmosféricas de CO2. Por lo que requieren esfuerzos más contundentes en esta dirección.

En el plano internacional se lucha por lograr acuerdos reales y eficaces. Buscando contener el calentamiento global y frenar el cambio climático. Por otro lado los países insulares y tropicales sufren las peores consecuencias. Aunque sus efectos los padece el planeta entero. Fenómenos extremos provocan graves impactos a la economía, a los ecosistemas y a la vida humana. Por ejemplo sequías más prolongadas, períodos de lluvias más cortos e intensos, huracanes, vórtices polares, entre otros.

Los operadores de servicios de agua potable y saneamiento, gobiernos e instituciones competentes deben desarrollar programas de adaptación. Permitiendo enfrentar de mejor forma los efectos de estos fenómenos sobre sus sistemas.

CAMBIO CULTURAL COMO HERRAMIENTA

Garantizar el acceso al agua potable en condiciones de cambio climático requiere de un cambio de mentalidad y cultura. Así como la adopción de nuevas tecnologías, sistemas de alerta temprana, inversiones en infraestructura y planes de emergencia y contingencia.

Este cambio mental y cultural debe enfocarse en la importancia de proteger los ecosistemas naturales y la cobertura boscosa. Permitiendo la regeneración natural de las áreas degradadas. Una cultura de ahorro y cuido del agua, desde sus fuentes, hasta sus sistemas de suministro.

La adopción de nuevas tecnologías para la producción de energía son tareas ineludibles para enfrentar los efectos del cambio climático. Optimizando el manejo de vertientes y caudales, riego en la agricultura, tratamiento y manejo de aguas residuales, entre otros. Así mismo para establecer sistemas de alerta temprana que protejan a la población.

Debe incrementarse la inversión pública en investigación, desarrollo de tecnologías e infraestructura. Considerando el cambio climático como un factor determinante.

ADAPTACIÓN ALREDEDOR DEL MUNDO

En zonas rurales y periurbanas diversas experiencias de gestión comunitaria del agua han comenzado a adaptar sus sistemas. Buscando mitigar los impactos de los fenómenos extremos provocados por el cambio climático. Muchas veces sus métodos colapsan por el exceso de lluvias, deslizamientos e inundaciones; y en otras ocasiones se quedan sin agua producto de las largas sequías.  Poco a poco las comunidades han aprendido a adaptarse a estos fenómenos. Construyendo tanques de almacenamiento, sistemas de gradientes para reducir la velocidad de caudales, mejorando la infraestructura de sus acueductos. Así como identificando zonas de riesgo y desarrollando planes de emergencia y evacuación.

En las grandes urbes la inversión requerida es mucho mayor. Los operadores han optado por el racionamiento en la prestación de los servicios de agua potable durante la estación seca. A pesar de ello en la estación lluviosa es muy frecuente el colapso de los sistemas de alcantarillado sanitario. Así como el desbordamiento de ríos y acequias urbanas por la acumulación de desechos de todo tipo.

Avanzar en una nueva cultura del agua y saneamiento es avanzar en una cultura de gestión de los desechos sólidos. Discutiremos sobre el tema como un eje transversal en nuestro programa.

Saneamiento: el desafío del cambio cultural

By | Ejes estratégicos | 0 comentarios

Desafío regional

Avanzar hacia una nueva cultura de saneamiento del agua constituye todo un desafío en nuestra región. Históricamente ha tenido una oferta hídrica abundante, en comparación con otras regiones del mundo, especialmente África o Asia. Esto da pie a que el agua siga siendo considerada como un recurso inagotable, de acceso libre; y sus cuerpos superficiales funcionen como vertederos y sumideros de nuestros desechos.

La mala disposición de desechos es una de las principales causas del colapso de los sistemas de alcantarillados sanitarios. Por ejemplo los asociados a la higiene como las toallas sanitarias, empaques plásticos, condones, tampones, papel higiénico, servilletas, entre otros. Problemas que se agravan con el cambio climático global, cuando se presentan períodos de lluvias más cortos pero más intensos.

Cultura de cambio

Avanzar hacia una nueva sociedad requiere principios éticos y un cambio cultural. Considerando los recursos hídricos en su verdadera dimensión en la biósfera planetaria. Reconociéndolos como elemento fundamental para garantizar la vida en toda su extensión.

En América Latina y el Caribe ha empezado a generarse programas y políticas dirigidas a una  cultura de higiene. Estos son enfocados al lavado de manos, lavado de alimentos y evitar la defecación al aire libre. No obstante las políticas de género que atiendan las necesidades diferenciadas de niñas y niños en temas de saneamiento escasean.

El camino hacia una nueva cultura implica el tratamiento de las aguas residuales antes de su descarga final. Así como la gestión integrada de desechos sólidos. El manejo inadecuado de estos afecta gravemente los ecosistemas acuáticos y la calidad de las aguas.

Por décadas las campañas de las grandes empresas urbanas han estado
enfocadas en fomentar una cultura de ahorro del agua potable, pero no en temas de saneamiento.


“La gestión de las grandes empresas urbanas, que tienen a cargo los servicios de agua potable y saneamiento en las ciudades y los operadores de los pequeños acueductos o sistemas de saneamiento comunitarios, requiere de usuarios responsables.
No existe infraestructura que pueda mantener un funcionamiento óptimo si los usuarios de ésta no cuentan con la educación básica y no asumen el compromiso para cuidar y garantizar la sostenibilidad de los servicios.”

Discusión en LATINOSAN


Durante la V LATINOSAN se vinculará el aprovechamiento responsable del agua con una nueva cultura de saneamiento. Así mismo con el cambio climático y la gestión integrada del agua.

En este eje transversal se conocerán las experiencias de empresas urbanas y operadores comunitarios o rurales. Dirigidas a promover una nueva cultura del agua, la higiene, el saneamiento y la disposición de desechos.

Ambos tipos de experiencias tienen enfoques y características muy diferentes, de las que sin embargo, pueden nutrirse mutuamente. Las grandes empresas públicas y privadas suelen utilizar los medios masivos de comunicación para sus campañas. Por otro lado los operadores comunitarios, más cercanos a sus clientes, desarrollan cursos y actividades de campo para la población.

Las experiencias de gestión comunitaria del agua han empezado a incursionar con éxito en temas de saneamiento e higiene. Constituyen una valiosa herramienta para el desarrollo de programas y campañas a nivel de las zonas rurales y periurbanas. Es necesario que las instituciones del Estado responsables de la salud, higiene y el saneamiento fortalezcan sus capacidades y formación. Para ello se pueden implementar programas de educación, cursos, seminarios, visitas de campo. Contando con el apoyo de organizaciones no gubernamentales y entidades de la cooperación internacional.

Grandes empresas urbanas, municipalidades e instituciones públicas deben sumarse al esfuerzo nacional encaminado a lograr una nueva cultura de saneamiento.

ODS Saneamiento

Saneamiento: Medición y Cumplimiento del ODS6

By | Ejes estratégicos | 0 comentarios

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) forman parte de la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030. Conforman un gran plan que fue adoptado por la ONU en el año 2015. A través de este, la humanidad se propone alcanzar una serie de metas. Ellas están relacionadas con el desarrollo económico, la protección del ambiente, la calidad de vida, la educación, entre otras.

Todos los ODS tiene relación con el agua potable y con el saneamiento. Contar con estos servicios esenciales es un pre-requisito necesario para alcanzar todas las metas. Sin olvidar que el acceso a los mismos constituyen derechos humanos.

¿Cómo contribuye el saneamiento a todos los ODS?

Tal y como se indicó anteriormente, el saneamiento tiene un nexo importante con el logro de todos los ODS. En resumen, se puede observar en esta infografía:

Saneamiento en los ODS

ODS6 ¿De qué trata?

Dentro de los ODS existe uno relacionado con la gestión del agua y el saneamiento. En este se han propuesto una serie de ambiciosas metas para ser logradas en el año 2030. Se trata del objetivo 6:

“Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”.

Existe una diferencia con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En esta ocasión se ha propuesto garantizar el acceso universal al agua potable y al saneamiento para toda la población del Planeta.

Este objetivo se divide en una serie de metas para cada una de las cuales se ha establecido una serie de indicadores universales, de los cuales se tienen que derivar indicadores nacionales que permitan verificar el cumplimiento de las mismas.

ODS Objetivos saneamiento

Metas e indicadores

Servicios de saneamiento

6.1  De aquí a 2030, lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos

Indicador: 6.1.1. Porcentaje de la población que dispone de suministros de agua potable gestionados de manera segura.

6.2  De aquí a 2030, lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones de vulnerabilidad.

Indicador: 6.2.1. Porcentaje de la población que utiliza servicios de saneamiento gestionados de forma segura, incluyendo instalación para lavarse las manos con agua y jabón

Calidad del agua

6.3  De aquí a 2030, mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertimiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos, reduciendo a la mitad el porcentaje de aguas residuales sin tratar y aumentando considerablemente el reciclado y la reutilización sin riesgos a nivel mundial

Indicador: 6.3.1. Porcentaje de aguas residuales tratadas de manera segura.

Indicador: 6.3.2. Porcentaje de masas de agua de buena calidad.

Eficiencia en el uso del agua

6.4  De aquí a 2030, aumentar considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir considerablemente el número de personas que sufren falta de agua

Indicador: 6.4.1. Cambio en la eficiencia en el uso del agua con el tiempo.

Indicador: 6.4.2. Nivel de estrés hídrico: extracción de agua dulce como proporción de los recursos de agua dulce disponibles.

Recursos de cuerpos de agua

6.5  De aquí a 2030, implementar la gestión integrada de los recursos hídricos a todos los niveles, incluso mediante la cooperación transfronteriza, según proceda

Indicador: 6.5.1. Grado de aplicación de la ordenación integrada de los recursos hídricos (0-100)

Indicador: 6.5.2. Proporción de superficie de la cuenca transfronteriza con arreglos operacionales para cooperación relacionada con el agua.

Ecosistemas

6.6  De aquí a 2020, proteger y restablecer los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos

Indicador: 6.6.1 Porcentaje del cambio en la extensión de los ecosistemas relacionados con el agua a lo largo del tiempo.

Cooperación internacional

6.a  De aquí a 2030, ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo para la creación de capacidad en actividades y programas relativos al agua y el saneamiento, como los de captación de agua, desalinización, uso eficiente de los recursos hídricos, tratamiento de aguas residuales, reciclado y tecnologías de reutilización.

Indicador: 6.a.1.  Volumen de la asistencia oficial para el desarrollo destinada al agua y al saneamiento que forma parte de un plan de gastos coordinado del Gobierno.

Participación ciudadana

6.b  Apoyar y fortalecer la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento

Indicador: 6.b.1. Porcentaje de dependencias administrativas locales con políticas y procedimientos operacionales establecidos para la participación de las comunidades locales en la ordenación del agua y el saneamiento.

Monitoreo del cumplimiento

El organismo de las Naciones Unidas encargado de monitorear el cumplimiento de estos indicadores es el Joint Monitoring Program (JMP) el cual se nutre de la información periódica que le suministran los países.  

Las metas que dentro del ODS 6 se relacionan directamente con el saneamiento son las 62, 63 y 6.6 sobre las cuales se estará discutiendo en la sesión del martes 2 de abril de 16:30 a 18 horas:

Avances y perspectivas para el cumplimiento del ODS 6 y lanzamiento del observatorio latinoamericano y del Caribe de agua y saneamiento (OLAS)

Acompáñenos en la V Conferencia Latinosamericana de Saneamiento.

cuerpos de agua saneamiento

¿Cómo contribuye el saneamiento a la recuperación de cuerpos de agua?

By | Ejes estratégicos | 0 comentarios

Históricamente los ríos, lagos y lagunas han sido utilizados como sumideros y vertederos de nuestros desechos y aguas residuales domésticas e industriales; tanto a nivel urbano como rural; y estos cuerpos de agua superficiales tenían la capacidad de absorberlos, transportarlos, diluirlos y disolverlos sin grandes afectaciones al ambiente, la salud o los ecosistemas.

Sin embargo con la expansión de las ciudades, el desarrollo industrial y el aumento de la población tanto en las áreas urbanas como rurales, esta capacidad de carga que tienen los cuerpos de agua, han sido sobrepasada por completo, y estos ya no son capaces de diluir y transportar la gran cantidad de desechos y aguas residuales que se depositan en ellos.

Desafío para América Latina

Es así como para América Latina el saneamiento y recuperación de sus ríos y demás cuerpos superficiales constituye uno de los mayores desafíos. Se calcula que solo un 28% de las aguas residuales reciben algún tipo de tratamiento antes de ser vertidas a los cuerpos de agua superficiales; pero además la masificación de los sistemas de fosas sépticas con zanjas de infiltración sin considerar aspectos técnicos en su diseño, construcción, mantenimiento, o la permeabilidad y vulnerabilidad de los acuíferos subterráneos ha provocado la contaminación de muchos de estos, que son utilizados especialmente para el abastecimiento de agua potable a la población.

Los dos mayores problemas derivados de la falta de sistemas adecuados de recolección y tratamiento de aguas residuales se relacionan, por lo tanto,  con la salud pública y la contaminación ambiental. Sin embargo, otros problemas derivados de esta tienen que ver con afectaciones al paisaje, pérdida de valor de la tierra, afectaciones al turismo, entre otras.

Las aguas residuales contaminan las fuentes superficiales o subterráneas, los humedales, lagunas, esteros y mares. A su vez, estas fuentes de agua son posteriormente utilizadas para diferentes fines como la pesca, el riego agrícola, el turismo; así como por los mismos sistemas de agua potable para ser, nuevamente, consumida por la población, creando lo que se denomina contaminación cruzada.

Por otro lado, y especialmente en aquellas zonas altamente pobladas, la disposición final de las excretas es un problema de grandes magnitudes. Aun cuando se cuenta con servicios de saneamiento como alcantarillado sanitario, sistemas sépticos individuales o letrinas, el destino final de las excretas generalmente son los cuerpos de agua (ríos, lagos mares y acuíferos), que luego son usadas como fuente de abastecimiento por otras comunidades y/o actividades productivas.

Recuperación cuerpos de agua saneamiento

Discusión en LATINOSAN

Durante las sesiones de LATINOSAN relacionadas con este eje se discutirá y analizará sobre la eficacia y resultados en la aplicación de diversos instrumentos económicos de regulación que se han venido implementando en la Región a partir de los años 90s. Cánones y tasas por vertidos como los existentes en Costa Rica, Colombia, México o Guatemala, entre otros, que  han sido diseñados bajo el principio de “quien contamina paga”. Tienen por objeto reducir la descarga, así como el tratamiento de las aguas residuales a cuerpos superficiales, trasladando los costos ambientales y sociales de estos vertidos a quien los produce. Se pretende así internalizar estas externalidades negativas, que actualmente son asumidas por toda la sociedad, e incorporarlas dentro de los costos de sus propios procesos productivos, incentivando a quien las produce, a reducir y tratar sus vertidos con el propósito de bajar sus costos de producción.

El desarrollo de tecnologías y biotecnología aplicada a brindar soluciones especialmente en las zonas rurales será otro de los temas a ser conocidos durante la conferencia, así como el diseño de normativa, reglamentación, inversiones en infraestructura gris y verde.

Algunas de las sesiones que se relacionan con este tema son:

1.4: Recuperación de cuerpos de agua / calidad de agua como catalizador para la planificación de la infraestructura urbana hídrica resiliente

2.1: APPs en el tratamiento de aguas residuales y su disposición final

2.3: Modelos para un adecuado manejo de lodos, incluyendo costos de almacenamiento, transporte y disposición

2.5: Fomento de la conectividad a los servicios de saneamiento

3.1: Economía del comportamiento: Metodologías innovadoras en prácticas de higiene y saneamiento básico

4.1: Innovación en la gestión de las empresas de agua y saneamiento

4.2: Sustentabilidad post-construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales

4.4: Tecnologías y gestión para la expansión y mejora de la calidad de los servicios de saneamiento en zonas periurbanas

4.5: Tecnologías alternativas y sustentables como respuesta al desafío al saneamiento

acceso universal servicios saneamiento

Acceso universal al saneamiento: cambiemos el paradigma

By | Ejes estratégicos | 0 comentarios

Debemos lograr el acceso universal a servicios eficientes, equitativos y asequibles de agua potable y saneamiento. Así como lo establece la Meta 6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 6). No obstante, lograrlo requiere, en América Latina, de un cambio de paradigma en la gestión de los mismos.

América Latina evidencia grandes avances en cuanto a prestación de servicios de agua potable. Se encuentran especialmente en las zonas urbanas y centros poblacionales formales; con coberturas cercanas al 100% en ciudades como Santiago de Chile, Montevideo, Brasilia o San José de Costa Rica. Sin embargo, aún hay grandes asentamientos urbanos informales, e incluso formales, donde el acceso a servicios de agua potable sigue siendo escaso.

En saneamiento básico, la cobertura a nivel de los asentamientos poblacionales formales es amplia en América Latina. Estas cifras se acercan al 90% de cobertura en algunos casos. Sin embargo, en su mayoría, se trata solamente de sistemas de alcantarillado sanitario. Estas descargan directamente las aguas residuales domésticas e industriales a los cuerpos de agua superficiales. Su muy poco o nulo tratamiento, no es suficiente para hacerlas inocuas al ecosistema y a la salud humana. Estos sistemas están, en su mayoría, obsoletos o abandonados. Y de esta forma, solo trasladan la problemática de la contaminación de asentamientos humanos a ecosistemas naturales acuáticos, terrestres y marinos.

Cambio de paradigma

Un cambio de paradigma en la gestión de los servicios de agua potable y saneamiento en las zonas urbanas formales y no formales, así como en las áreas rurales pasa necesariamente por la innovación tecnológica y la apropiación de nuevas tecnologías y aplicaciones informáticas. Estas, están cada vez más al alcance de las empresas e instituciones proveedoras, así como del público y comunidades en general.

En cuanto al saneamiento, es  necesaria la recolección, el tratamiento y la gestión integral, no solo de las aguas residuales, sino también de los residuos sólidos como los plásticos. Así se podrá para lograr ecosistemas sanos y equilibrados, especialmente los acuáticos y marinos. Al día de hoy están sumamente afectados por el uso como vertideros y sumideros que damos a nuestros ríos y demás cuerpos de agua superficiales.

Además es necesario el desarrollo de sistemas innovadores de financiamiento asociados a lo anterior. En donde se le dé valor a todo el ciclo social del agua, desde la captación de agua para consumo hasta la disposición final de aguas residuales tratadas. Esto será clave para lograr las inversiones que se requieren para la universalización de los servicios de agua potable y saneamiento.

En las áreas rurales y semiurbanas la gestión comunitaria del agua ha evidenciado grandes avances y éxitos. Ello principalmente en provisión de servicios de agua potable, de cada vez mayor calidad y alcance. Por ejemplo, Costa Rica ha logrando niveles de cobertura superiores al 95%.

Sin embargo, el saneamiento sigue siendo el gran desafío en los asentamientos rurales. Aún más donde se presenta población dispersa, como sucede en el Altiplano Andino, o en diversas zonas indígenas de Centroamérica. La defecación al aire libre y la ausencia de una cultura de saneamiento e higiene siguen siendo la norma. Ello provoca elevados casos de morbilidad y mortalidad, especialmente infantil. Se da por enfermedades relacionadas con la ausencia de programas de lavado de manos, de calidad del agua y de tratamiento y disposición de excretas.

En LATINOSAN

En la  V LATINOSAN se analizará cómo llegar tanto a la población periurbana, a la rural como a los asentamientos urbanos informales. Esos que no están conectadas a los servicios de las redes. Se discutirá sobre las inversiones que se requieren y las formas de financiarlas.

Las sesiones donde se conocerá sobre estos temas son las correspondientes al Bloque 2 del programa:

2.1: Alianzas público-privadas en el tratamiento de aguas residuales y su disposición final.

2.2: La gestión comunitaria del agua y el saneamiento como modelo para acelerar el cierre de la brecha entre lo urbano y lo rural.

2.3: Modelos para un adecuado manejo de lodos, incluyendo costos de almacenamiento, transporte y disposición.

2.4: Desafíos para la cobertura de servicios de agua potable y saneamiento en zonas rurales.

2.5: Fomento de la conectividad a los servicios de saneamiento.

2.6: Financiamiento innovador, que permita acelerar el acceso al saneamiento seguro y asequible. Ello facilitará la eliminación de la brecha entre urbano y rural.

Participe en LATINOSAN y sea parte de este cambio de paradigma en nuestra región.

Saneamiento adecuado de las Aguas Residuales en el Contexto de la Economía Circular

By | Ejes estratégicos | 0 comentarios

La economía circular constituye el nuevo paradigma para la gestión integrada de los recursos hídricos. Y dentro de esta, para el abordaje del saneamiento.

“La economía circular: aquella estrategia que pretende reducir tanto la extracción y uso de los recursos naturales y su introducción en los procesos productivos; como la producción de desechos y su reintroducción dentro de los ecosistemas.”
(Willi Hass 2015)

Por siglos a nivel global se consideró, que la solución a los problemas de contaminación de los centros poblacionales urbanos por aguas residuales, era la construcción de un adecuado sistema de alcantarillado sanitario., Los mismos recolectarían las aguas usadas domésticas e industriales y las descargarían en forma cruda a los cuerpos de agua superficiales y estos las trasladaran finalmente a los océanos.

De esta forma las ciudades se libraban de las “pestes y plagas” que las asolaban por el inadecuado tratamiento de sus desechos, sin preocuparse por lo que ocurría más allá de estas. Los ecosistemas eran considerados tanto la fuente de materias primas, como los vertideros y sumideros de los desechos de los procesos productivos y de consumo (Mora Portuguez, 2004).

Y en las áreas rurales ha cambiado el panorama

Saneamiento en la economía circular
Economía circular

En las zonas rurales, históricamente, la producción de desechos ha sido mucho menor que en las áreas urbanas y los cuerpos de agua tenían la capacidad de absorberlos y disolverlos, por cuanto estos difícilmente sobrepasaban su capacidad de carga. Sin embargo, la revolución industrial y posteriormente la revolución verde, trajeron consigo el desarrollo de la agricultura extensiva, de los monocultivos industriales y con estos de los agroquímicos y fertilizantes que hoy en día constituyen una de las principales fuentes de contaminación difusa de los ecosistemas terrestres, acuáticos y marinos.

En el marco de la economía circular, un adecuado abordaje de todos estos factores permitirá que nuestros países avancen hacia modelos de saneamiento resilientes e integrales, que aborden la problemática desde la captación del agua cruda y su potabilización; su distribución, utilización y consumo; hasta su adecuada recolección, tratamiento, disposición final, retorno y absorción por parte del ecosistema.

Liderazgo de Latinoamérica

Latinoamérica tiene el potencial para liderar una revolución en la gestión de sus aguas residuales. De igual manera la contaminación por desechos sólidos de los cuerpos de agua superficiales, ecosistemas marinos, acuáticos y terrestres. Todo ello, partir de su reúso en actividades agrícolas e industriales y la promoción de modelos de economía circular. Estas permitarán una gestión integrada de los recursos hídricos y del saneamiento en los términos antes descritos.

Por ello interesa que en este tema se puedan analizar las buenas prácticas y las lecciones aprendidas. En este sentido, LATINOSAN será un excelente espacio para discutir y eventualmente recomendar las experiencias referidas a:

  • Modelos y mecanismos para financiar el tratamiento de las aguas residuales. Así como su disposición final en el área urbana y las pequeñas ciudades.
  • Tarifas y subsidios aplicados.
  • La adopción de estos enfoques circulares, con participación y la coordinación de los interesados públicos y privados.
  • Disposición final de lodos y residuos sólidos. Costos de almacenamiento y transporte, costos de la disposición final.
  • Usos de los residuos sólidos obtenidos en la PTAR. Valorización y costos de los procesos. Las experiencias de reutilización y los factores claves de su éxito.
  • Las tecnologías en sistemas de alcantarillado sanitario más accesibles: condominal, diámetro reducido, tecnologías no convencionales y la conectividad de los usuarios.
  • En el área rural interesa conocer experiencias exitosas de sostenibilidad de los servicios de disposición sanitaria de excretas y cambio de hábitos; factores de éxito y sostenibilidad; logro en la adopción de hábitos de higiene en las familias; el enfoque de género para lograr la sostenibilidad del saneamiento.
  • Financiamiento de los servicios sanitarios rurales y mecanismos alternativos para acelerar el cierre de brechas entre ciudad y campo.

¿Qué veremos en la V LATINOSAN?

Las sesiones de LATINOSAN relacionadas con estos temas son, principalmente, las correspondientes al Bloque 1 del programa:

1.1: Políticas y programas para el alcance progresivo hacia el acceso sostenible y universal al saneamiento seguro y asequible

1.2: Marcos regulatorios y vínculos institucionales para promover el reuso y la recuperación de recursos

1.3: Mejora de la eficiencia de las instituciones y empresas de agua potable y saneamiento

1.4: Recuperación de cuerpos de agua/Calidad del agua como catalizador para la planificación de infraestructura hídrica resiliente

1.5: La regulación como mecanismo para lograr servicios eficientes, equitativos y asequibles (agua y saneamiento)

1.6: Gestión integrada de recursos hídricos: del saneamiento convencional hacia el manejo integrado del ambiente

1.7: Normas y políticas de vertido y su incidencia en los ODS

Acompáñenos en este evento de discusión e intercambio de conocimientos y experiencias. Logremos asegurar que el saneamiento sea una prioridad en nuestros países.