Compartir
  • Con una nota de 96,7 otorgada por el MINAE, el conglomerado Banco Nacional dice si a la economía inteligente

¿Cómo definir el término Ecoeficiencia? De acuerdo con el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) la ecoeficiencia es la capacidad de “proporcionar bienes y servicios a un precio competitivo, satisfaciendo las necesidades humanas y la calidad de vida, al tiempo que se reduce progresivamente el impacto ambiental y la intensidad de la utilización de recursos a lo largo del ciclo de vida, hasta un nivel compatible con la capacidad estimada que puede soportar el Planeta”.  

De primera entrada esta definición podría resultar confusa, así que se podría entender como la relación entre el valor del producto o servicio producido y la suma de los impactos ambientales que costaron producirlos. Entonces se podría deducir que la Ecoeficiencia es la manera de transformar la materia prima o los recursos energéticos en productos o servicios, dejando al final del proceso una serie de residuos que impactan en el ambiente; por consiguiente, la ecoeficiencia es una responsabilidad empresarial.

En el Banco Nacional (BN) se asume esa responsabilidad según un enfoque de procesos. A partir de él se construye un modelo sistémico ambiental, desde donde se planifica la gestión productiva del Conglomerado BN, para que ésta sea energéticamente eficiente y limpia, a la vez que su generación de residuos se encamine hacia la neutralidad.

La ecoeficiencia es para el BN una nueva forma de economía, en la medida que la sumatoria de todas sus acciones contribuye con el desarrollo sostenible del país y se garantiza su eficiencia alineada a una agenda nacional. Planificar la actividad del Banco de forma ecosostenible incrementa el valor de los servicios y productos que se brindan, porque se integran las exigencias de un desarrollo económico con las acciones que previenen el daño ambiental.

La estrategia de sostenibilidad establece en su dimensión ambiental, denominada Banco Verde, la meta de convertir al conglomerado BNCR en un banco Carbono Neutral Plus para el 2021. De este objetivo se derivan dos compromisos. Uno de ellos, busca ofrecer una gama de productos y servicios ecoamigables que faciliten buenas prácticas ambientales en empresas y en hogares. El otro compromiso hace referencia a la Ecoeficiencia, pues busca incorporar acciones de ambientales en el 100 % de las oficinas del conglomerado.

Prácticas de ecoeficiencia generan ahorro.

La ecoeficiencia ha llevado al Banco Nacional a desarrollar un grupo de indicadores que miden el desempeño de su gestión, el requerimiento y uso de recursos, la generación de residuos en el proceso y el impacto final de su gestión en el medio ambiente.  Se monitorean los consumos de energía eléctrica, papel, combustible y el agua principalmente; se mide su gestión de residuos y emisión de gases de efecto invernadero. Solo en el 2018 se logró un ahorro de ¢9.913.643 millones en agua gracias a su gestión ambiental, lo que permitió alcanzar un ahorro de 15.112 m³. Esto equivale a llenar 6 piscinas olímpicas en 1 año.

Las buenas prácticas ambientales adoptadas han permitido conquistar importantes retos y gracias a ellos el conglomerado hoy cuenta con una elevada calificación por parte del Ministerio de Ambiente. Reducir el uso de energías hasta alcanzar niveles estrictamente necesarios para garantizar la operativa, incrementar el uso de recursos renovables versus los no renovables, así como minimizar la emisión de contaminantes y aumentar el reciclaje forman parte de los criterios de ecoeficiencia que estableció el conglomerado Banco Nacional para que su huella ecológica impacte de manera positiva en el ambiente.

Leave a Reply

Suscríbase al boletín

Reciba información y actualizaciones importantes en su correo.