Compartir

La humanidad se ha trazado una ambiciosa meta para el 2030 . Se espera la universalización de servicios de agua potable y saneamiento para dicho año. Además fue incluida en el Objetivo 6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Pero alcanzar esta meta implica más que eso. Estos servicios deben ser prestados en calidad y cantidad aceptable. Tal como se establece también en las declaraciones de Naciones Unidas que reconocieron ambos derechos humanos.

Para ello es fundamental buscar mecanismos de saneamiento novedosos. Así mismo conocer experiencias de gestión exitosas que permiten o hayan permitido la sostenibilidad de estos servicios. Tanto desde el punto de vista ambiental en un contexto de cambio climático, como el financiero.

La dificultad de captar financiamiento para las operaciones es la causa más frecuente de la mala calidad de estos servicios.

La correlación entre las tarifas y el reconocimiento del saneamiento provoca la necesidad de soluciones innovadoras. Así mismo el acceso como derechos humanos fundamentales. Permitiendo la sostenibilidad de ambos servicios. Sin menoscabar o lesionar de ninguna manera el derecho de todas las personas a acceder a ellos.

Panorama en América Latina

En América Latina los servicios de abastecimiento de agua potable y saneamiento se han caracterizado por ser de carácter público. En algunos casos se han concesionado bajo distintos modelos privados. En pocas excepciones se ha privatizado la propiedad de estos. Enajenándola los Estados y trasladándola a sujetos de derechos privado. En las zonas periurbanas y rurales los protagonistas de esta gestión han sido los gobiernos locales. Así como las experiencias de manejo comunitario del agua.

Pese a las diferencias de escala y a las características particulares que tienen estos servicios y que los diferencian en lo urbano y en lo rural; también tienen una serie de elementos comunes desde el punto de vista financiero.

En las últimas décadas, estos modelos de gestión se han estructurado en operadores urbanos y rurales. Enfocados principalmente en proveer servicios y ampliar las coberturas, logrando sus objetivos de manera heterogénea. Sin embargo, frente a los ODS que se deberán lograr al 2030, se necesitará mejorar estos modelos de gestión. Fortaleciendo sus capacidades y eventualmente innovando en su implementación. A fin de responder tanto a la necesidad de proveer servicios de calidad, como a los desafíos del cambio climático.

Discusión en LATINOSAN

Para la V LATINOSAN es de primordial conocer experiencias de los servicios urbanos (públicos, privados, o mixtos y comunitarios). Así como experiencias exitosas y lecciones aprendidas para estos resultados:

  • Modelo de gestión para proveer servicios de agua, saneamiento, tratamiento de aguas residuales, que incluya el análisis del marco legal e institucional, tecnologías, costos, subsidios, etc.
  • Modelos de gestión integral, que incluyen la protección y monitoreo de las fuentes de los recursos hídricos. Descripción del marco legal e institucional, costos de los procesos y resultados.
  • Planes de gestión del riesgo y resiliencia.
  • Operadores urbanos y reconocimiento o pago por servicios ecosistémicos.
  • Reutilización de aguas tratadas en zonas geográficas con poca disponibilidad de recurso hídrico y en el sector privado.

Las experiencias de gestión comunitaria varían en función de la calidad de los servicios que prestan. Así mismo por las dimensiones de sus abonados, las características de sus comunidades, entre otras.  Por tal motivo se hace importante identificar aquellas experiencias que han logrado superar las limitaciones más comunes de estos modelos. Por ejemplo de trabajo voluntario, bajas cuotas o tarifas, gestión aislada, alta rotación en sus directivos, bajos niveles de capacitación. Que promuevan modelos de asociatividad, que potencien las economías de escala, el establecimiento de alianzas estratégicas entre ellas. Refiriéndose a federaciones, confederaciones, ligas o uniones. O bien con otros actores como los municipios y las instituciones públicas, así como la apropiación de nuevas tecnologías.

Desde el punto de vista de la gestión urbana de estos servicios interesa conocer aspectos relacionados con:

  • Política pública
  • Inversiones, financiamiento, tarifas y subsidios
  • El rol del sector privado
  • Salud-Calidad del Agua
  • Servicios de calidad.
  • Fortalecimiento de capacidades
  • Manejo de lodos provenientes de tanques sépticos
  • Adaptación al cambio climático
  • Cooperación Internacional.

Y desde el punto de vista de la gestión de estos servicios en las áreas rurales interesan temas como:

  • Promoción de la Asociatividad y acompañamiento técnico (gestión comunitaria).
  • Política pública.
  • Inversiones, financiamiento, tarifas y subsidios.
  • Salud- Calidad del Agua.
  • Servicios de Calidad.
  • Fortalecimiento de capacidades.
  • Sostenibilidad financiera, técnica y ambiental
  • Tecnologías alternativas y apropiadas.
  • Cooperación Internacional

Leave a Reply

Suscríbase al boletín

Reciba información y actualizaciones importantes en su correo.